Ejemplos de cojines personalizados para bebés

Los cojines para niños pueden tener muchas formas y colores y eso nos da un gran margen para trabajar. Aun y cuando se puedan hacer cojines personalizados (ver aquí para más información) de todo tipo, debemos estudiar si es seguro para el bebé.

Un cojín de este tipo, más aún si es un bebé de cuna, no puede tener piezas pequeñas que el niño pueda ingerir. Tampoco es recomendable que el cojín sea de un material que pueda asfixiar al infante.

Otra recomendación es que el elemento no tenga ningún adorno que pueda hacer daño o que sea muy pesado. Si el cojín es solo para adornar la habitación y no estará al alcance del bebé, entonces no hay problemas.

Con letras en relieve

Cojines personalizados

Una idea interesante a la hora de personalizar cojines es el uso de las letras en relieve; puede ser el nombre del bebé. En este caso, se usan cojines de formas estándares y sobre ellos se montan las letras.

La tela en que se manufacturan las letras puede ser estampada para darle mayor vistosidad al cojín.

Con formas únicas

Los cojines más elaborados pueden tener formas muy variadas, desde estrellas, hasta la silueta de un unicornio o de un delfín. Hasta donde llegue tu imaginación podrás encontrar cojines con formas únicas.

Por lo general, estos cojines suelen venderse en tiendas, por lo que no serían tan personalizables, aunque sí que se le podría grabar el nombre.

Impresiones de texto

Este es uno de los ejemplos de cojines personalizados más comunes de todos, pero también uno de los más populares. La base puede tener cualquier forma, pueden ser cuadrados o en forma de estrella, pero lo que le dará ese toque único es el texto que llevan impreso. Estos textos pueden ser desde el nombre del bebé, hasta una canción de cuna o alguna frase enternecedora ¡depende de ti!